• Emma Téllez

Industrias creativas, cine mexicano y los premios Ariel


El pasado 27 de septiembre de 2020 se llevó a cabo la 62° entrega de los premios Ariel. Este año, cabe señalar, fue una entrega fuera de lo común dadas las condiciones sanitarias y los tiempos pandémicos por los que atravesamos, se hizo de manera virtual.


El Ariel es un premio que la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas instituyó, desde su fundación en 1946, para reconocer públicamente a los directores, intérpretes, técnicos y productores, así como los títulos más significativos de la cinematografía mexicana” (Instituto Mexicano de Cinematografía).


La idea del nombre y concepto de este premio nació de la influencia del libro homónimo del escritor uruguayo José Enrique Rodó, en 1900, en el que simboliza al personaje Ariel con ideales, unidad y defensa de la vasta y profunda cultura de América Latina. Por su parte, la estatuilla, realizada por el escultor Ignacio Asúnsolo, “representa a un hombre en actitud de emprender el vuelo y es, al mismo tiempo, un símbolo del espíritu idealista de nuestra raza y del anhelo de la ascensión del cine mexicano” (Instituto Mexicano de Cinematografía).


Este galardón es uno de los premios más importantes en nuestro país y para la industria cinematográfica. Este premio se entrega a cada una de las siguientes 25 categorías:

  • Película

  • Dirección

  • Actriz

  • Actor

  • Ópera prima

  • Coactuación femenina

  • Coactuación masculina

  • Largometraje documental

  • Largometraje de animación

  • Guion adaptado

  • Guion original

  • Cortometraje de animación

  • Cortometraje documental

  • Cortometraje de ficción

  • Diseño de arte

  • Edición

  • Efectos especiales

  • Efectos visuales

  • Maquillaje

  • Música original

  • Sonido

  • Película Iberoamericana

  • Revelación Actoral

  • Vestuario

  • Ariel de Oro

Como podemos ver, estos reconocimientos están enfocados a premiar a lo mejor de cada una de las partes que integran a toda la cadena de valor (1) de la industria cinematográfica mexicana.


Antonio Cuevas (1999) comenta que la cinematografía es un sistema económico complejo pues en la realización de una obra cinematográfica concurren colaboraciones humanas y materiales tan diversas como las empresas especializadas en la producción, fuertes inversiones de capitales, establecimientos, maquinaria técnica, elementos creadores artísticos, especialistas, entre otros. Por tanto, al hablar de la industria cinematográfica estamos ante el análisis de un sistema artístico y económico, un sistema que está formado por los tres sectores clásicos de todo proceso económico: producción, distribución y exhibición.


A su vez, la industria cinematográfica forma parte otra industria: la industria (2) creativa. Esta industria:


Se caracterizan por el uso de la creatividad, talento y capital intelectual como insumos primarios en los ciclos de creación, producción y distribución de bienes y servicios. Engloban un conjunto de actividades basadas en el conocimiento, enfocadas, pero no limitas, a las artes, y que generan empleos e ingresos significativos derivados de la producción y el comercio, y del a explotación de los derechos de propiedad intelectual (Matínez , Padilla , Schatan , y Vega, 2010, págs. 17-18).


Las industrias creativas engloban productos tanto tangibles como intangibles, servicios artísticos con alto contenido creativo y con valor económico.


Las industrias creativas se clasifican en cuatro grupos: a) patrimoniales, que incluyen expresiones culturales tradicionales (artes, artesanías, festivales y celebraciones) y sitios culturales (arqueológicos, librerías, entre otras); b) artes, que integran visuales (pintura, escultura, entre otras) y artes escénicas (música, teatro, danza, entre otras); c) medios, como publicidad y audiovisuales, que están compuestas por diseño, nuevos medios y servicios creativos (Matínez et al., 2010, pág. 17).


Es importante destacar que las industrias creativas o industrias culturales como las llama Ernesto Piedras (2004) son una fuente de desarrollo, entendido no solamente en términos de crecimiento económico, sino también como medio de acceso a una existencia intelectual, afectiva y moral. A su vez, los elementos de trabajo de estas industrias son objeto de los derechos de autor, que son relevantes para el crecimiento económico, la productividad industrial, el empleo y la creatividad e información basada en procesos de inversión (pág. 15-16).


A continuación, se presenta un esquema de la clasificación de las industrias creativas:

Figura 1. Clasificación de las industrias creativas. Elaboración propia con base en (Matínez et al., 2010, pág. 18).


Dentro de las industrias creativas se encuentran los servicios audiovisuales, los cuales, de acuerdo con la Organización Mundial del Comercio (OMC) comprenden la producción y distribución de películas cinematográficas y cintas de video, los servicios de proyección de películas, servicios de radio y televisión, así como los servicios de transmisión de sonido e imágenes y la grabación sonora. (Organización Mundial del Comercio). Actualmente, los servicios audiovisuales se han ampliado gracias a la influencia del Internet pues han logrado ampliar los medios de publicidad, difusión de información, los medios de entretenimiento, entre otros. Este nuevo elemento entra dentro de ramificación de las industrias creativas a través de los medios, ampliando la oferta de contenidos y facilitando el acceso a dichos contenidos.


Es entonces, en los servicios audiovisuales donde encontramos al cine, donde podemos situar a nuestra industria fílmica que festeja su 62° premios Ariel, reconociendo lo mejor de cada una de las partes que integran toda la cadena de valor de nuestro cine mexicano.



Notas


(1) El concepto de cadena de valor hace referencia al concepto desarrollado por Michel Porter el cual consideraba que la cadena de valor es un medio sistemático que permite examinar todas las actividades que se realizan y sus interacciones. Permite dividir la compañía en sus actividades estratégicamente relevantes a fin de entender el comportamiento de los costos, así como las fuentes actuales y potenciales de diferenciación (Porter, 1991).


(2) El concepto de industria hace referencia al grupo de operaciones que se desarrollan para obtener, transformar o transportar productos naturales. “Es un grupo de empresas que producen productos similares o idénticos” (A. Samuelson & D. Nordhaus, 2010, pág. 691). En otras palabras, una industria se conforma por la producción de ciertos bienes o servicios dentro de una economía. Para ello, se requiere de materia prima, maquinaria, herramientas o personal necesario para llevar a cabo una actividad ya sea hacer un bien o prestar un servicio.



Referencias


A. Samuelson, P., & D. Nordhaus, W. (2010). Economía con aplicaciones a Latinoamérica (19 ed.). México: Mc Graw Hill.


Instituto Mexicano de Cinematografía. (s.f.). Recuperado el 30 de septiembre de 2020, de IMCINE: http://www.imcine.gob.mx/cine-mexicano/ariel/


Organización Mundial del Comercio. (s.f.). Organización Mundial del Comercio. Recuperado el 29 de mayo de 2018, de https://www.wto.org/spanish/tratop_s/serv_s/audiovisual_s/audiovisual_s.htm


Porter, M. (1991). Ventaja competitiva. Creación y sostenimiento de un desempeño superior. Continental.