• Coral López

Shino Watabe: Más que una Pintora Débil Visual



Shino es una artista Japonesa nacida en Tokio en 1970, y reside en México desde 1990. Introvertida, delgada y sonriente, nos cuenta cómo es que llega al país siendo una joven de 20 años, deseosa de ver aquellos murales de los cuales su padre le contaba. Es así, como a través de Siqueiros, Rivera y Tamayo decide quedarse y complementar sus vastos estudios de arte, ingresando a la Escuela Nacional de Artes Plásticas de la UNAM, bajo la dirección de Pedro Ascencio y Gilberto Aceves Navarro, este último, siendo su maestro el resto de su vida.


“Recuerdo que desde niña quise pintar, en la escuela grabamos un casette donde decíamos lo que queríamos ser de grandes, y yo a mis 12 años ya lo expresaba, quería ser pintora".



En 2003, por una extraña enfermedad comienza a perder la vista, prácticamente de la noche a la mañana. Shino se da cuenta que la discapacidad visual la ha alcanzado, en este punto es donde hace una serie llamada “Mis Ojos y Nervio óptico”. La reacción del público marca para ella una nueva etapa como pintora.


Definitivamente, dicha serie establece un antes y un después de su obra, las imágenes son desgarradoras, hay un sentimiento constante de nostalgia, donde la imagen depresiva se hace presente, en todos los sentidos. La tristeza de Shino se hace visible, es la forma en que ella se puede expresar en aquel momento, y logra una hermosa propuesta.


Actualmente ella es pieza clave como embajadora de las discapacidades en el arte, da cursos y talleres de arte-terapia y sigue exponiendo junto con diferentes colectivos. Sus obras se convirtieron en “Pinturas Táctiles”, según ella, para que el espectador estimule los sentidos, ya que sus piezas, además de mirarse, se sienten e incluso, se huelen.


“Cuando me pasó lo de mis ojos me decían que ya dejara la pintura, que dejara mi sueño, y yo dije, ¿por qué? si es lo que más me gusta”.



Es así, como ella a través de sus colores profundos, relieves y melancolía, nos lleva a través de su mundo de historias, donde representa pasajes de su niñez, anécdotas que escucha, fragmentos de novelas, sueños y pesadillas. Si bien, su obra a través de los años ha transformado su estilo, incluso su técnica, al añadir elementos como papel o plastilina, su esencia es la misma, fijándose ya no en la perfección y la línea, ahora, dice ella, enfocándose en el concepto.


“Cuando adquirí la discapacidad visual, pensé que era el fin de mi vida y de mi carrera, sin embargo, hoy es mi mayor fortaleza”.


Te invito a seguirla en sus redes sociales y a que conozcas más sobre su trabajo: Shino Watabe.